¿Por qué los autónomos se jubilan más tarde que los trabajadores asalariados?

Muchos trabajadores autónomos retrasan su jubilación más allá de la edad legal. Concretamente, seis de cada diez personas que alargan su edad de retiro son autónomos y, en general, los trabajadores por cuenta propia se jubilan mucho más tarde que los asalariados, casi dos años y medio de diferencia. De hecho, los autónomos que cotizan al RETA más allá de los 65 años pasaron de 66.079 en el 2009, a 124.700 en 2019, según los últimos datos que facilitó la Seguridad Social, hace un año.

 Pero ¿por qué? Según los expertos hay varias razones que obligan al autónomo a retrasar su pase al retiro. Y que muchos se piensen mucho eso de jubilarse a la edad que determina la Ley.

Cotizar el mínimo para acceder a la pensión

La primera de las razones a la que apuntan los expertos por la que los trabajadores autónomos retrasan su edad de jubilación es, básicamente, que no llegan al mínimo de años cotizados que necesitan para poder disfrutar de una pensión. Concretamente este mínimo son 15 años. Por debajo de esa cantidad no hay derecho a prestación. Muchos trabajadores por cuenta propia, sobre todo mujeres, crearon su negocio a cierta edad y, cuando llegan a los 65 años aún no han logrado sumar el mínimo de años que exige la ley. 

Y, aunque, a partir de los 15 años cotizados, los autónomos ya puedan acceder a la pensión, por ese mínimo únicamente percibirían el 50% de la prestación. “Y esto puede dar como resultado pensiones muy bajas. Por más que se añadan los complementos mínimos, el autónomo difícilmente va a cobrar una pensión digna”, explicó Juan López Gandía, catedrático de Derecho y Seguridad Social.

El derecho va creciendo porcentualmente desde los 15 años cotizados ( 50% de la pensión) hasta los 35 años que es cuando se alcanza el 100% ce la prestación. «Se modifican los porcentajes aplicables para los años cotizados posteriores a los 15 primeros. En concreto, a cada mes adicional, entre los meses 1 y 106, al 50% se le añade un 0,21%, y a cada uno de los 146 meses siguientes, se le añade un 0,19%. Así hasta llegar al 100% a los 35 años trabajados”, señaló el catedrático de Derecho.

Y es aquí donde radica la segunda razón, u obstáculo, por el cual los trabajadores por cuenta propia retrasan al máximo su jubilación: quieren alcanzar los 35 años cotizados para obtener el 100% de su pensión.

Alcanzar a los 35 años cotizados para recibir el 100%

Loa autónomos suelen cotizar por la base mínima (944,40 euros al mes) por lo que intentan alargar eln retiro con el fin de llagar a los 35 años y percibir toda  la pensión y no un porcentaje que aún mermaría más su ya escasa jubilación. “Muchos autónomos tienen carreras más esporádicas o no han cotizado durante muchos años como autónomos por haberse dedicado a otras ocupaciones, es por ello que se ven obligados a retrasar su jubilación para poder cobrar el 100% de la prestación”, aseguró Jose Antonio Herce, socio fundador de LoRIS, una consultora avanzada de soluciones para la jubilación.

Haber cotizado por la base mínima

No obstante, este tercer factor es, en esencia, el que el experto en jubilación, José Antonio Herce, consideró más importante. “Las pensiones tan bajas que cobran los autónomos, y por tanto, que retrasen tanto años su edad de jubilación, está directamente relacionado con la base de cotización”, explicó.

El 80% de los trabajadores por cuenta propia cotizan por la base mínima, “lo cual hace que les queden unas pensiones realmente bajas”, apuntó el experto. Es decir, que “aunque un autónomo haya cotizado durante 35 años y tenga derecho al 100% de su pensión, si lo ha hecho por la base mínima, apenas recibirá una prestación de 600 o 700 euros cuando decida dejar su negocio”.

El hecho de que esa cantidad que le quedaría al autónomo sea tan sumamente baja, es lo que hace que se replanteé su jubilación, puesto que, “gana más dinero si continúa su actividad, que lo que va a recibir de pensión. Con el  importe que le queda no le llega para vivir. Por ello prefieren seguir trabajando para tener así unos ingresos de cierto nivel”, apuntó Herce.

Los expertos han señalado muchas veces que los trabajadores por cuenta propia siguen viendo la cuota que pagan todos los meses como un gasto, y no como una inversión, por lo que prefieren cotizar lo mínimo posible, ingresen lo que ingresen. Y esto afectará a todas y cada una de las prestaciones que puedan cobrar en el presente y en el futuro.

Por su parte, el catedrático de Derecho, Gandía, señaló que “la jubilación es una prestación contributiva que se calcula en función de lo que el trabajador autónomo haya aportado durante unos determinados años al sistema. La poca aportación que hace este colectivo a la Seguridad Social y, por tanto, a sus prestaciones es el factor esencial que explica que haya tantos autónomos que lleven toda una vida facturando, en muchos casos, por importes elevados y terminen con pensiones que a penas les dan para vivir«, argumentó Gandía.

Falta de relevo y apego al negocio

El autónomo es «un trabajador hecho de otra pasta. En la mayoría de los casos han creado su negocio de cero y, por ello, directamente no quieren jubilarse porque son los únicos que están al frente y, si se fueran, tendrían que cerrar«, apuntó Herce. Los trabajadores por cuenta propia sienten mucho apego por sus actividades, y esa es otra de las razones fundamentales que le hacen retrasar lo máximo posible su edad de jubilación.

Aunque bien es cierto que, otros muchos, quieren jubilarse pero su problema está en que no cuentan con alguien que coja las riendas de su negocio cuando ellos se vayan. Y es que, hacer un buen relevo generacional se convierte en uno de los quebraderos de cabeza más comunes entre el colectivo. Encontrar a la persona idónea para sustituir a un autónomo en su negocio antes de que éste cierre no es tarea sencilla.

Esa falta de sucesión empresarial está afectando de forma directa a la edad en que los trabajadores autónomos cierran o dejan de trabajar en sus negocios. 

La importancia de la jubilación activa

Además los autónomos cuentan con un aliciente para jubilarse más tarde. Una de las posibilidades que se incorporaron al panorama de la jubilación de los trabajadores con el Real Decreto Ley de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, fue la jubilación activa. Que permite al autónomo disfrutar de su pensión sin tener que dejar su actividad.

«Los trabajadores se jubilan, pero pueden compatibilizar sus ingresos con su pensión», comentó Herce. Cobrar la pensión y seguir activo en un trabajo es una fórmula cada vez más habitual, especialmente entre los trabajadores por cuenta propia. y, según los expertos, esta fórmula es clave para el sostenimiento futuro de todo el sistema de pensiones.

¿Cómo acceder a la jubilación activa?

Como se ha dicho, la edad ya no es una traba para poner en marcha un negocio. La realidad es que algunos pensionistas ven la jubilación como un parón innecesario de su actividad. Tienen tiempo para poner en marcha el negocio que siempre quisieron emprender o, simplemente, quieren continuar con la actividad que han desarrollado desde hace años. Para todos ellos existen una serie de requisitos. De cumplirlos, el solicitante podría disfrutar del 100% de su prestación y complementarla con los ingresos de su negocio.

  • Cumplir con la edad y años de cotización establecidos

Para cobrar la pensión y tener un negocio es necesario cumplir con la edad establecida para la jubilación. Esto significa que el emprendedor que quiera disfrutar de su pensión mientras está a cargo de un negocio debe tener, al menos, 65 años. No sólo eso, también debe contar con el 100% de los años de cotización exigibles para cobrar una pensión de jubilación.

  • Contratar a un trabajador si se quiere optar al 100% de la pensión de jubilación

Para disfrutar de la jubilación activa no es necesario tener contratado a un trabajador. Sin embargo, si el emprendedor jubilado pretende cobrar su pensión al completo, es necesario que tenga, al menos, a un empleado a su cargo. En el caso de que decida ser autónomo y jubilado sin contratar a un trabajador, tan sólo podrá optar al 50% de su pensión por jubilación.

Además de esto, hay que tener en cuenta que el beneficiario de la jubilación activa perderá el derecho a complementos y bonificaciones sobre su pensión, como sería el caso de los complementos por mínimos que se aplican en las pensiones que no alcanzan la cantidad mínima establecida. También hay que tener en cuenta que los autónomos que cobran su pensión además de desarrollar su actividad estarán sujetos a una cotización mínima por solidaridad con el Sistema del 8%.



¿Por qué en los asalariados es al contrario?

Tal y como apuntó el experto en jubilaciones, «las razones que justifican el por qué los autónomos tardan más en jubilarse, pueden darse la vuelta para explicar por qué eso no se suele dar entre los trabajadores asalariados. Lo primero es que los trabajadores por cuenta ajena suelen tener carreras de cotización mucho más largas que los autónomos, por lo tanto, sus derechos a la hora de jubilarse son más completos. Lo que hace que no tengan que retrasar más el fin de su vida laboral para optar a una pensión digna«, explicó Herce. 

Además, el experto en jubilaciones señaló que «los asalariados no están atados ni sienten ningún tipo de apego por sus empresas, todo lo contrario, la inmensa mayoría de los trabajadores por cuenta ajena quieren irse de sus empresas. Están a disgusto con sus trabajos, y esto desemboca en que, no sólo se jubilan a la edad que marca la Ley, sino que casi el 50% de los asalariados se jubila antes de su edad legal«. El experto denominó esto como «el síntoma del ‘burned out’, o lo que es lo mismo, que están “quemados y cansados” de sus trabajos.

Por otra parte, Herce recalcó como «a un autónomo no hay nadie que le diga que esta obligado a jubilarse, cosa que muchos asalariado si se están encontrando en sus empresas con la llamada jubilación forzosa. Este tipo de jubilación quiere decir que si el trabajador cumple determinados requisitos, como la edad, el empleador puede obligarles jubilarse quieran o no». A lo que añadió que se trata de un acto «inconstitucional, ya que la jubilación es siempre un derecho, no una obligación«, concluyó el experto.

Bajos incentivos por retrasar la jubilación

Con la entrada en vigor del Real Decreto-ley 5/2013, de 15 de marzo de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, entró en juego el llamado complemento por jubilación demorada. Se trata de una bonificación en la base de cotización, para los que decidan prolongar su vida laboral más allá de la edad legal de jubilación

Cada vez se viven más años y, frente a esto, la Seguridad Social tuvo que adaptarse. En nuestro país, salvo para algunos colectivos como los funcionarios – donde existe una edad de retiro forzoso-, la jubilación no es obligatoria. tanto los autónomos como los asalariados pueden continuar trabajando, más allá de la edad en la que les correspondería jubilarse. Sin embargo, España está a la cola de la mayoría de países europeos en incentivos a la jubilación más allá de la edad legal. «España es un país que bonifica muy poco la demora de la jubilación», reconoció el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, en su comparecencia. 

«A día de hoy, los autónomos que decidan dejar su actividad más tarde de la edad mínima establecida, verán bonificada su pensión con aumentos de entre el 2% y el 4% en su base de cotización, por cada año completo que retrasen la retirada. Los incentivos, en este caso, variarán en función de los años que tenga cotizados el contribuyente a partir del momento en el que empiece la demora, aunque bien es cierto que son demasiado modestos», explicó el socio fundador de la consultora experta en jubilaciones. 

Como él, varios expertos y diferentes asociaciones de trabajadores autónomos y sindicatos consideran que estas bonificaciones son poco atractivas y deberían ampliarsePara Escrivá, hay márgenes «muy amplios» de mejora en los incentivos de demora de la jubilaciónDe hecho, el último informe publicado por el Banco de España, llegó a tachar esos incentivos de «inexistentes». No obstante, Herce apuntó también que hay autónomos para los que «estos incentivos se presentan atractivos, y valoran ese porcentaje a la hora de ampliar su edad de jubilación». 

ANDREA GONZÁLEZ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *