¿Teletrabajo eterno? Los millennials y los centennials no quieren volver a la oficina (ni a tiros)

Trabajar desde casa implica afrontar no pocos obstáculos (que se hacen a menudo cuesta arriba), pero para muchos el ubicuo teletrabajo es quizás lo mejor que ha emergido del vientre de la pandemia del coronavirus. De hecho, algunos trabajadores (en particular los más jóvenes) llegarían al extremo de renunciar a su puesto de trabajo antes que regresar a la oficina.

Según un reciente estudio llevado a cabo en Estados Unidos por la empresa de investigación de mercados Morning Consultel 39% de los empleados consideraría buscar un nuevo empleo si la empresa que le tiene en nómina forzara un regreso a la oficina. Y este porcentaje pega considerablemente el estirón entre los más jóvenes. El 49% de los centennials y los millennials renunciaría si sus jefes se negaran a ser flexibles en relación con el trabajo en remoto.



El hecho de tener que perder mucho tiempo (y también dinero) en desplazarse cada día de casa a la oficina (y viceversa) es un sacrificio que muchos empleados no parecen dispuestos a hacer en el futuro. No en vano, un informe de FlexJobs concluye que algunas personas se ahorran hasta 5.000 dólares cada año en desplazamientos de casa a la vecina. Razón de más para que el 82% de los trabajadores cite la ausencia de desplazamientos como la principal ventaja asociada al teletrabajo.

El «home office», el trabajo de la nueva era

Algunos creen, no obstante, que trabajar en la oficina es beneficioso no solo para relacionarse con los colegas de trabajo sino también para subir peldaños en la escalera profesional. Pero otros muchos trabajadores contemplan a quienes sostienen estos puntos de vista como profundamente arcaicos y condescendientes.

Al fin y al cabo, el trabajo en la oficina es a ojos de muchos jefes una forma de reforzar su dominio sobre las personas a su cargo (porque sienten quizás que sus subordinados no trabajan cuando sus superiores no les soplan constantemente el aliento en la nuca).

Trabajando desde casa muchos trabajadores se sienten a salvo de los arrebatos autoritarios de sus superiores y protegen también de paso su baqueteada salud mental. Para muchos empleados el teletrabajo es sinónimo, de hecho, de mayores índices de bienestar emocional.

Prueba de ello es que solo el 2% de los profesionales consultados por Morning Consult desea regresar a toda costa a la oficina. Puede que a los directivos de la vieja escuela no les guste oír este dato, pero las empresas parecen abocadas a cambiar (sí o sí) sus políticas laborales si no quieren quedarse compuestas y sin talento.

Vía: Marketing Directo

LucusHost, el mejor hosting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *