Trabajar más allá de los 67 años, la opción más viable a medio plazo

Por mucho que nos duela a todos aquellos que estamos todavía lejos de la edad de jubilación, en no mucho tiempo se va a ampliar la edad a la que podremos ejercer este derecho. El déficit de la Seguridad Social no se va a tapar solo con unos retoques. Y trabajar más allá de los 67 años es la opción más viable a medio plazo. La cuestión es quién y cómo.

No es lo mismo que se retrase el retiro de un repartidor de butano que el de un notario. O dicho de otro modo, no es lo mismo prolongar nuestra actividad cuando esto implica un alto grado de esfuerzo físico, que aquellas que requieren un esfuerzo intelectual.



Se va preparando a la opinión pública para que acepte el retraso de la edad de jubilación

El Ministro Escrivá ya ha soltado el globo sonda. España está en una anomalía respecto a Europa que hay que corregir. ¿Cómo se logra aumentar la edad efectiva de jubilación? Se trata de que los años que se cobra la pensión sean menos y si esto se suma al aumento de la esperanza de vida parece difícil.

Los incentivos para prolongar la vida laboral no parecen ser muy efectivos para la mayoría de los que se acercan a este momento. Sobre todo porque muchos saben que pueden vivir muchos años, pero no necesariamente con una buena calidad de vida y salud. Son los más próximos a la jubilación los que ofrecen esa posibilidad. Tampoco las penalizaciones por hacerlo anticipadamente parecen ser la solución.

Por otro lado poco o nada se habla de las jubilaciones parciales, algo que si sería interesante para muchos sectores. Se trata de reducir el horario o los días de trabajo. De esta manera en lugar de cinco días a la semana se pueden trabajar tres, o hacerlo solo cinco horas al día.

Esta modalidad resultaría más llevadera para muchos de los jubilados y aliviaría, al menos en parte, el déficit de la Seguridad Social. ¿Cuál sería el incentivo? Un mayor poder adquisitivo durante esos años que interesaría sobre todo a las rentas más bajas, pero que a su vez suelen realizar los trabajos más pesados.

Por último, algo que no se suele contemplar es el complejo que tenemos en nuestro país con la edad. Los jóvenes no tienen trabajo porque no tienen experiencia. Los mayores de 50 son ya viejos que no quieren en muchas empresas, ¿quién contrataría a alguien de 65 años en su empresa por mucho que le queden diez años de carrera laboral por delante?

¿Cómo influiría la prolongación de la edad de jubilación en el paro juvenil? No es una situación ´fácil y hace falta un análisis más sereno a medio plazo para plantear una solución realista, no un parche para los próximos dos años hasta las siguientes elecciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *