4 señales de que tu matrimonio se encamina hacia el divorcio, según una terapeuta de pareja

Bill y Melinda Gates anunciaron que están en trámites de divorcio, poniendo fin a su matrimonio de 27 años. Melinda Gates  afirmó que la relación estaba «irremediablemente rota» en sus documentos para la separación.

Imani Wilform, terapeuta de parejas en Empower Your Mind Therapy, comenta a Business Insider que el divorcio es la última opción para muchas personas, pero si la relación se percibe como algo irreparable después de numerosos intentos por salvarla, puede que haya llegado el momento de dejarlo.

«Después de intentar todo lo posible por volver a un espacio saludable y amoroso, si hay una falta de intimidad (ya sea emocional o sexual) y una falta total de vulnerabilidad por ambos lados, las puertas comienzan tristemente a cerrarse»,  considera Wilform.

Aquí tienes algunas señales de advertencia a las que debes prestar atención si estás considerando divorciarte.

Ya no tenéis relaciones íntimas

Es completamente normal que la vida sexual de una pareja aumente y disminuya durante su matrimonio. Sin embargo, si muere por completo, Wilform afirma que esto podría ser una señal de que la relación está en declive.

Si no existe intimidad entre tu pareja y tú, esto podría indicar problemas subyacentes, como falta de interés, de confianza o desprecio.



Has perdido la confianza en tu pareja y no puedes reconstruirla

La confianza es la base de una relación sólida, por lo que si dudas de tu pareja y sospechas que miente, esto debería ser motivo de preocupación.

Wilform apunta que si no existe esta confianza, incluso después de tratar de restablecer el vínculo, las señales podrían apuntar hacia un divorcio, —especialmente si has descubierto una infidelidad o le has pillado mintiendo de alguna otra manera—.

«[Deberías preocuparte] si pierdes la confianza en aspectos como lo que te dice, con quién habla o a quién va a ver», enfatiza Wilform. «Especialmente si los ha sorprendido en alguna mentira».

Ya no discutís ni tratáis de resolver los problemas

Si bien discutir constantemente podría ser una señal importante de que es hora de divorciarse, no pelear en absoluto también podría ser motivo de preocupación, según Wilform.

La terapeuta explica que una vez que como pareja dejáis de tratar de resolver los problemas juntos y en cambio os volvéis apáticos, es indicativo de una falta de compromiso en la relación.

«Una completa falta de comunicación o un total desinterés por resolver un conflicto [es una mala señal]», sugiere Wilform.

No consideras a tu pareja dentro de tu lista de prioridades

La vida como adulto casado puede conllevar una gran cantidad de responsabilidades, desde los hijos hasta pagar las facturas y el trabajo. Si tu cónyuge no está en tu lista de prioridades, el matrimonio tampoco lo está, evidencia Wilform.

Según la experta, si «te encuentras siempre pensando en ‘yo’ y no en ‘nosotros'», es una buena señal de que tu pareja no ocupa un lugar relevante en tu vida diaria.

Canela LopezInsider

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *