7 maneras sencillas de ahorrar dinero rápidamente y mantener el gasto a rajatabla

Muchas personas piensan que se puede ahorrar mucho dinero con rapidez.

Esto sale de toda lógica dentro de las finanzas personales y una buena planificación financiera. El éxito del ahorro reside en tener un buen presupuesto que se ajuste a tu nivel de ingresos y que te pueda permitir tener una buena salud financiera. La clave, como todo, no está en querer abarcar mucho muy rápido, sino en pequeñas cantidades que al final del año suman bastante. 

Conseguir un ahorro rápido puede ser sencillo si te ciñes a recaudar de poco en poco. El éxito financiero duradero requiere tiempo. Se necesita para que las inversiones se acumulen, para que el poder del interés compuesto funcione y para que los cambios profesionales terminen cuajando.

El problema es que cuando hay que enfrentarse a una crisis financiera, normalmente no se dispone de mucho tiempo. Las facturas se acumulan. Se necesitan hacer cambios financieros con mucha celeridad

Ante este esquema, la frugalidad es la clave. Lo que se necesitan son formas de reducir los gastos sin disminuir drásticamente la calidad de vida. ¿Cómo se puede ahorrar poco dinero pero con una rapidez relativamente interesante?

Hay algunos pequeños consejos que puedes aplicar en tu vida financiera en los que existe el sentido de reducir tus gastos de modo que tengas los recursos para pagar tus facturas y estabilizar tus cuentas.

Hacer una lista de la compra

Uno de los primeros consejos que te pueden ayudar a generar ahorros extra con mucha velocidad es que antes de que hagas tus compras habituales elabores una lista de lo que piensas que es necesario comprar

Hacer una lista de la compra te puede ayudar a concentrarte en términos financieros. Pero es algo válido no solo para el supermercado, sino también es buena para cuando acudas a tiendas especializadas, como librerías o tiendas de ropa. Piensa antes en los artículos que quieres comprar antes de entrar y tu bolsillo lo notará

Deshazte de aquello que ya no utilizas

En muchas ocasiones se tiende a acumular artículos que ya no tienen ninguna valía ni que utilizamos. En vez de que ocupen un espacio innecesario en tu estante, quizá puedas deshacerte de ello a cambio de dinero y así conseguirás ganar algo de dinero rápidamente que destinar al ahorro. 

Considera apuntar a una pequeña cantidad de cosas que tienes y sí usas, para después deshacerte de aquello que ya no utilizas. Es una práctica que, aunque no lo creas, puede generarte algo de dinero con rapidez. 

Paga con las tarjetas de crédito que tienen descuento

En el caso de que seas usuario de tarjetas de crédito, es positivo que adquieras el hábito de pagar con ellas su totalidad cada mes. Esto asegura que no te veas afectado por cargos financieros o intereses. 

Pero más allá de ese hábito, muchos de estos plásticos llevan asociados descuentos en muchos establecimientos que pueden suponerte un ahorro fácil y sencillo con el paso del tiempo. Mira con atención todas las promociones para ver cuál es el partido que le puedes sacar.



Evita la comida rápida 

La comida rápida es conveniente y a veces pueden tener buenas oferta, pero en términos de las calorías que ingiere, no es así. Tampoco, finalmente, en el gasto que supone si te terminas excediendo mensualmente. 

Intenta evitar esos pequeños gastos low cost de establecimientos de comida rápida que al final pueden lastrar económicamente. Utiliza otras estrategias interesantes como llevarte la comida preparada de casa. Es una fórmula para ahorrar cada mes más dinero del que te habías planteado inicialmente. 

Utiliza la regla de los 30 días 

La regla de los 30 días se traduce en que si está a punto de realizar una compra importante (por ejemplo, algo superior a 20 euros) que no sea absolutamente necesaria, esperes 30 días antes de hacerla. Mete ese artículo en una lista de deseos y vuelve a por ellos cuando haya transcurrido un mes. 

Si aún lo quieres cómpralo, pero si ya no lo quieres, se habrá ahorrado mucho dinero en efectivo en algo que realmente no era una necesidad. Esta es una excelente manera de sortear los malos impulsos compradores.

Cancela las suscripciones que no utilizas 

¿Estás suscrito a un servicio de streaming que ya no usas? ¿Estás apuntado a un gimnasio al que no vas? ¿Tienes abierta alguna suscripción a alguna revista que no lees? Estos son pequeños gastos que al final suman y que, de eliminarlos, puedes ahorrar algo de dinero de una manera muy sencilla

No navegues por las tiendas en busca de entretenimiento. La “terapia minorista” es algo que muchas personas practican, pero en realidad empeora los problemas financieros, no mejoran. Encuentra otras formas de entretenerte y desestresarse.

Recorta en gastos de ocio

La última gran idea tiene que ver con esos gastos dedicados al ocio que, en muchos casos, pueden ser innecesarios. Establece una lista de prioridades sobre los caprichos que quieres darte dentro de este segmento. Haz una selección adecuada y verás como lo notarás a nivel presupuestario. 

Héctor Chamizo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *