Cómo empezar a invertir en la bolsa desde cero: qué hay que hacer y qué es lo más recomendable

Cómo se debe empezar a invertir en bolsa es una de las principales preguntas que se realiza mucha gente que tiene intención de mover su dinero para generar rentabilidades o, simplemente, no perder poder adquisitivo. 

El efecto de la inflación puede provocar que con el paso del tiempo se pierda un gran poder de compra. Por eso, siempre es interesante que partes de los ahorros se destinen a la inversión. Además, cuanto más joven se haga, más pronto tendrás la posibilidad de contar con más capital en el largo plazo.

Por el contrario, emplear bien el dinero es una de las grandes tareas pendientes de muchos inversores. Empezar a invertir bien el dinero es clave. Apostar por los activos correctos resulta fundamental para que no tengas problemas con tus finanzas personales. De ahí a la importancia de la formación, de ampliar tus conocimientos básicos y de no caer en el efecto rebaño o, lo que es lo mismo, meter parte de tu liquidez en aquello que te suena de oídas o te han comentado familiares o amigos. 

De hacer un mal uso de tus inversiones depende que no caigas en pérdidas y de que no tengas la falsa idea de que la bolsa es poco más que un casino. Simplemente, se trata de avanzar en la dirección correcta desde un inicio. Se ha de arrancar de poco en poco y sabiendo cuáles son las principales ideas que debes tener en mente. 

Por eso, a continuación, puedes ver los pasos que se han de acometer para empezar a invertir en bolsa. Desde la elección de un bróker, hasta formarse y cómo utilizar las distintas órdenes de los mercados, todo suma para que tu estreno bursátil sea el más adecuado para que tu capital vaya rentabilizándose a medida que avanza el calendario.

La formación como punto de referencia

Dentro de conocer cómo empezar a invertir en bolsa has de tener presente que el conocimiento es el pilar principal. Sin idea previa es difícil que tengas éxito con tus inversiones, por no decir prácticamente imposible. La suerte del principiante tiende a acabarse. Saber cómo mover el dinero de forma segura o qué tipos de riesgos se asumen es primordial. 

Los errores en bolsa pueden costar muy caros, puesto que tu patrimonio puede esfumarse casi de la noche a la mañana si no tienes cuidado y no sabes lo que haces.

En este sentido, hay muchas maneras de mejorar tu formación bursátil: desde cursos gratuitos, cursos de pago, seguimiento de canales informativos, hasta libros para aprender cómo comenzar a invertir tu dinero. 

Encuentra el mejor bróker para operar en la bolsa

Es vital tener un buen bróker y que disponga de las comisiones más atractivas. Hay muchas opciones y algunos de muy buena calidad. No obstante, se debe tener cuidado y observar que la plataforma que utilices esté regulada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores. 

Así, los criterios esenciales son que las comisiones sean competitivas, que te permita invertir en un número importante de mercados bursátiles y que sea una plataforma fiable y ágil.

Entiende y aprende a utilizar los diferentes tipos de órdenes

Cuando te adentras en el mundo de los mercados, es esencial conocer las órdenes con las que se opera. Desde órdenes de mercado, órdenes limitadas u orden stop. Hay que saber manejarse con estos conceptos. 

Las órdenes de mercado son aquellas con las que compras o vender al precio de oferta o demanda del momento. Por tanto, una orden de mercado puede aumentar la probabilidad de una ejecución y la rapidez de la ejecución, pero, a diferencia de una orden limitada, una orden de mercado no proporciona una protección de precio y puede ejecutarse a un precio más bajo/alto que el actual.

En cambio, las órdenes limitadas son aquellas que se ejecutan a un precio específico o mejor. De esa manera, se asegura que si la orden se ejecuta, no lo hará a un precio menos favorable que su precio límite, pero no garantiza su ejecución.

Mientras, las órdenes stop se ejecutan para comprar o vender siempre y cuando esta llegue o se sobrepase del precio de activación stop especificado por el usuario.



Tu perfil de riesgo importa mucho

Por otro lado, existe una relación directa entre el riesgo y retorno. Cuanto más te arriesgues, mayores pueden ser tus beneficios potenciales, pero también más grandes pueden ser las pérdidas finales. Hay que tener cuidado. 

En función de la situación, cada persona estará dispuesta a asumir un mayor o menor nivel de riesgo. Antes de empezar a invertir en bolsa es importante que definas cuál es tu perfil a la hora de invertir. Para ello te tienes que plantear la siguiente pregunta: ¿qué porcentaje de tu capital invertido estás dispuesto a perder?

Empieza a invertir en bolsa con una cuenta virtual

No hay nada mejor que hacer un simulacro antes de poner en juego tu dinero real. Como sucede con los incendios, es mejor tener todo bajo control y saber cómo proceder por si sucede cualquier tipo de contingencia. Lanzarse a operar sin más sin saber antes si tu estrategia es exitosa es un gran error. Antes, es preferible que utilices demos para ver si al poner en práctica los conocimientos que has adquirido obtienes ganancias o si, por el contrario, necesitas pulir tu método. 

En estas cuentas puedes experimentar con todos las herramientas, pero operas con dinero virtual. De este modo, si incurres en cualquier tipo de error no perderás dinero y habrás ganado un importante aprendizaje. 

Comienza con poco dinero

Errar en la bolsa puede costar bastante caro. No obstante, equivocarse no es negativo, pues de ello se aprende.

Eso sí, es mejor fallar con un pequeño capital que con un dinero importante. Por eso preferible empezar con poca liquidez y a medida que vayas dando con la tecla a la hora de invertir aumentar las cantidades empleadas para aumentar el tamaño de tu cartera. Así minimizarás el riesgo de pérdidas a la vez que maximizarás tus ganancias al poder experimentar nuevas estrategias que ofrezcan mayor rendimiento.

No muevas en bolsa el dinero que no te puedas permitir perder

Esta recomendación es bastante común y posiblemente ya la hayas oído. A pesar de que a largo plazo la bolsa siempre sube, a corto plazo se puede perder mucho dinero, sea porque no se controlan bien los diferentes instrumentos a tu disposición o porque no has elegido bien los activos en los que invertir. 

De ahí a que se aconseje no meter todo el dinero ahorrado en la bolsa. Primeramente, se debe construir un cierto patrimonio y cuando hayas ahorrado una cantidad suficiente para hacer frente a posibles contingencias, podrás destinar el resto a invertir en los mercados.

 Héctor Chamizo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *