El rover Perseverance de la NASA consigue convertir CO2 en oxígeno, una tecnología que podría ser clave para ayudar a los astronautas a respirar en Marte

El rover Perseverance de la NASA acaba de convertir CO2 en oxígeno. Esta tecnología podría ayudar a los futuros astronautas a respirar en Marte.

Cuando la NASA envió el rover Perseverance a Marte, lo hizo con una tecnología adicional: un dispositivo que puede convertir el dióxido de carbono en oxígeno, de manera similar a la de los árboles en la Tierra.

Este dispositivo, bajo el nombre Mars Oxygen In-Situ Resource Utilization Experiment (MOXIE), extrajo dióxido de carbono de la atmósfera marciana para producir su primer oxígeno el pasado martes. La prueba se hizo con una cantidad pequeña, 5,4 gramos, algo que es suficiente para mantener sano a un astronauta durante 10 minutos, y ha permitido confirmar que esta tecnología funciona en el planeta rojo.

Según los expertos, esto supone una gran noticia para la intención de enviar exploradores humanos a Marte, ya que este elemento ocupa demasiado espacio en una nave y los astronautas no pueden llevar suficiente consigo a dicho planeta, por lo que necesitan producir el suyo propio. 

«Es un primer paso crítico para convertir el dióxido de carbono en oxígeno en Marte», afirmó Jim Reuter, administrador asociado de la NASA’s Space Technology Mission Directorate, en un comunicado de prensa.

«MOXIE tiene aún trabajo por hacer, pero los resultados de esta demostración son prometedores», agregó. 

La caja que contiene el experimento tiene aproximadamente el tamaño de una batería de automóvil: apenas el 1% del tamaño del dispositivo que los científicos esperan enviar a Marte.

Los descendientes de MOXIE podrían producir suficiente oxígeno, aproximadamente 25 toneladas métricas, para lanzar a 4 astronautas a la superficie marciana. Esto ahorraría espacio, peso, combustible y dinero para el viaje inicial al planeta rojo.



Así produce oxígeno MOXIE 

No obstante, esta no es la única primicia tecnológica de la misión Perseverance ocurrida esta semana. Otro experimento que se ha llevado a cabo en Marte, el helicóptero Ingenuity, hizo historia cuando voló sobre la superficie marciana por primera vez el lunes.

«Las demostraciones tecnológicas son un elemento realmente crítico de nuestra cartera», señaló a Insider Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la NASA, antes del vuelo de Ingenuity. 

La NASA espera que MOXIE extraiga oxígeno de la atmósfera marciana al menos 9 veces más durante los próximos 2 años. Las misiones futuras pondrán a prueba las habilidades del dispositivo en diferentes momentos del día y estaciones de Marte. En concreto, está diseñado para generar hasta 10 gramos de oxígeno por hora.

Lo único claro es que MOXIE no se quedará sin combustible para estas pruebas, ya que la atmósfera del planeta rojo es 96% de dióxido de carbono. El dispositivo utiliza calor y corrientes eléctricas para dividir esas moléculas de CO2 en oxígeno (O) y monóxido de carbono (CO). 

De camino a la atmósfera del planeta, MOXIE libera tanto el oxígeno como el monóxido de carbono, aunque se espera que en implementaciones futuras sea capaz de almacenarlo para su uso posterior.

Convertir dióxido de carbono en oxígeno no es la única forma en que los futuros astronautas podrían vivir de la tierra de Marte. Los científicos e ingenieros también han propuesto usar rocas para construir estructuras e incluso excavar hielo marciano o lunar para producir agua potable o combustible para cohetes.

Morgan McFall-Johnsen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *