Los 10 lugares más insólitos del mundo, algunos están en España, que no conocías

Europa está llena de lugares que escapan de lo común. No hablamos de la belleza de sus paisajes o de la diversidad de sus ciudades, sino que hay innumerables sitios que marcan récords o que son únicos en el mundo.

Muchos de ellos se recopilan en el libro 111 Extreme Places in Europe That You Shouldn’t Miss (111 lugares extremos de Europa que no deberías perderte), editado por Emons Verlag y la Deutsche Welle.

Su autora Patricia Szilagyi presenta ese centenar y un plus de sitios que, por diversas razones, no hay otro igual; una recopilación de las historias presentadas en la serie Europe to the Maxx, del canal de cultura y estilo de vida Euromaxx, de esa cadena pública alemana.

Sitios únicos e insólitos

Algunos sitios singulares son conocidos, como El Vaticano por ser el estado más pequeño del mundo, que el restaurante Sublimotion de Ibiza tiene el menú más caro de los seis continentes o que el Etna es el volcán en activo más alto de Europa.

Pero la gran mayoría de los sitios elegidos tienen su corona de ser únicos por detalles curiosos, e incluso graciosos, como el pueblo galés de Llanfaripwllogwy… (y así con 40 letras más) que tiene el nombre más largo del mundo; el bar belga Delirium Café, que ofrece 2.004 referencias de cerveza en su carta; o que la ruta aérea más breve sea entre Westray y Papa Westray, en Escocia, unos 2,7 km que se recorre en 90 segundos.

Descubre algunos sitios únicos de Europa, varios de ellos de España:

La calle más pequeña

El pequeño pueblo de Wick, en Escocia, figura en el libro Guinness porque allí se encuentra la calle más pequeña del mundo: Ebenezer Place.

Mide 2,06 metros de largo, o sea que un jugador de básquet se puede recostar y tener sus pies en otra arteria.

Existe por un capricho burocrático en la creación de un hotel en 1880, donde para evitar problemas con la ubicación del portal se bautizó a la unión de dos calles con un nuevo nombre.

Y parecería un chiste, pero fue aprobado legalmente y todavía sigue vigente.

El jardín más peligroso

Sin dudas es el de Alnwick Poison Garden, en Reino Unido. Se trata de un jardín que pertenecía desde hace 700 años a la casa de Northtumberland, en el norte de Gran Bretaña, donde se agrupan cientos de plantas, tan bellas como mortíferas.

Algunas son dañinas por sus derivados, como el cannabis o la amapola; pero otras son tóxicas al tacto o, por supuesto, a la ingestión.

Están las que pueden causar urticarias muy graves a las que provocan una muerte casi instantánea.

Los carteles de la entrada, con calaveras y huesos que advierten “Estas plantas pueden matar” son la mejor señal de advertencia.

La pared vertical más alta

En Noruega, el macizo de Trollveggen es un desafío imposible de resistir. Se trata de una pared de granito que se eleva a 1.700 metros del valle de Andalsnes.

Su nombre, Pared de los trolls, es porque según las leyendas se trata de la tumba de estos seres petrificados.

La pared tiene un tramo de 1.000 metros donde apenas hay aristas para poder escalarla. Parecía un desafío imposible, pero en 1965 dos expediciones lograron trepar hasta la cima. Los trolls habían sido derrotados.



La única región prohibida para mujeres

Hay un rincón de Grecia donde las leyes de igualdad no tienen la menor efectividad. Se trata del monasterio de Athos, en el hermoso paraje de Chalkidiki.

Encaramado en la cina de un pequeño acantilado rocoso bajo un mar de aguas verdes, es el hogar de una orden de monjes ortodoxos desde hace 1.000 años, un conjunto de 20 monasterios que se expanden hasta en las cuevas cercanas.

Solamente 100 peregrinos ortodoxos pueden traspasar cada día los muros del monasterio, y apenas 10 personas de otras religiones pueden visitar el lugar. Pero eso sí: no pueden ser mujeres.

La medida es tan extrema que las barcas de turistas y pescadores tienen que estar 500 metros alejados del complejo, y a los religiosos no les se permite tener animales hembra. (¿!).

La carretera de hielo más larga

Si a alguien le cuesta conducir en el hielo, podría tomar lecciones Estonia.

Allí se encuentra una carretera de 26 kilómetros que conecta a la isla de Heltermaa, en el Mar Báltico con la ciudad portuaria de Rohuküla. Y lo hace sobre las aguas…congeladas.

Cuando arrecia el invierno y el mar se convierte en una masa helada, al llegar al grosor de 25 centímetros las autoridades abren el tránsito a vehículos livianos, a baja velocidad y con dos minutos de distancia entre uno y otro.

La playa más larga

No muy lejos de esos sitios helados del invierno estonio, ya en territorio de Lituania, está la playa más larga de Europa: Curonian Spit, también conocida como el ‘Sahara del norte’.

Es una lengua de arena en una península del Mar Báltico que se prolonga por 98 kilómetros, donde un tramo es de soberanía rusa.

En algunos sectores la playa tiene una extensión de 4.000 metros hasta el mar, y en los tramos más angostos, no son menos de 400 metros.

Las olas más grandes

Con el verano a un par de meses muchos miran con deseo volver a Praia do Norte, en la ciudad de Nazaré, en Portugal.

Los lugareños (muchos de ellos pescadores) sabían que vivían en un lugar especial, y llamaron al famoso surfer Garrett McNamara a que desafiara a las olas. Y lo logró: en 2011 conquistó una ola de 24 metros y entró en el libro de los récords Guinness.

Este paraje atlántico a 120 kilómetros de Lisboa, con sus olas que en ocasiones superan los 30 metros, es Eldorado del surf.

El hotel con la biblioteca más grande

Seguimos en Portugal, porque viajamos hasta la pequeña ciudad de Óbidos , donde está el hotel The Literary Man. ¿Qué tiene de interesante, además de sus detalles de alojamiento boutique?

Que cuenta con una biblioteca de nada menos que 65.000 libros, desde best-sellers a grandes volúmenes de fotografías y arte, pasando por ediciones para niños.

Los pasajeros pueden adquirir un libro y llevarlo a su hogar, pero en realidad el camino es inverso: el fondo bibliográfico crece y crece gracias a las donaciones de los huéspedes.

Récords y singularidades de España

En el libro 111 Extreme Places… hay por lo menos una docena de sitios de España. En Cataluña muchos saben que el FC Barcelona tiene el estadio con mayor capacidad del continente, con asientos para 99.354 asistentes.

Y en esta comunidad, más exactamente en el parque de Port Aventura, en Vila-seca, está la montaña rusa más rápida de Europa. Se trata de una atracción diseñada con Ferrari, donde se alcanza los 180 km/h en solo 5 segundos, con una fuerza de 4G (cuatro veces más gravedad que en la superficie de la Tierra).

Las Islas Canarias concentran la mayor parte de los sitios españoles únicos compilados en este libro.

Está el Valle de Agaete, el único rincón europeo donde se cultiva café; La Gomera con su enseñanza en las escuelas del silbo gomero, el lenguaje de silbidos ancestral usado en la isla; y el observatorio de Roque de los Muchachos (La Palma), que tiene el telescopio más grande.

¿Y saben dónde está la región más seca de Europa? En el desierto de Tabernas, a 30 km de Almería. Su geografía fue elegida para filmar más de 500 películas, muchas de ellas de spaghetti western, en un sitio con 3.000 horas de sol al año y que recibe menos de 250 mm de lluvia al año.

Juan Pedro Chuet-MisséTendencias Hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *